Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 27 de marzo de 2014

Degas ¿Un genio? o ¿Un pintor insolente?




Autoretrato


Se dice que Degas no veía con demasiados buenos ojos a esas señoras ya entradas en años que pretendían seguir manteniendo una aparente juventud eterna vistiendo como jovencitas, con ropajes no muy apropiados para su edad.

En una cena de gala, a Degas le tocó sentarse al lado de una señora mayor pero ataviada con un vestido muy atrevido con los hombros al descubierto y con un generoso estoque. 




"Después-del-baño,-secándose-el-cuello"


Y el pintor no podía evitar que se le fuera de vez en cuando la mirada hacia la señora y en concreto hacia su escote, hasta que la señora, percatándose de sus miradas, le preguntó:

¿Me mira usted a mi?

A lo que Degas le contestó: "¡Por favor!, Señora, ójala tuviera otra elección" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario